20.3.09

VALENTINA, la egoísta


Guido Crepax nos regalo a la cuica perfecta. La chica de doble vida, en público elegante, amante del buen estilo, de los amigos, de vincularse con la alta sociedad, de pasar por alguien interesante y seductor. La chica que al aparecer en una fiesta se lleva todas las miradas, pero que guarda un secreto mojado y caliente. Valentina es una puta, una perra, una chica que bajo su traje y look distante esconde un apetito sexual tan voraz que asusta. Valentina es rica, deliciosa, estatuaria, pero también castradora. Lo suyo no es la generosidad sino el egoísmo en el sexo. Pero Valentina es además inteligente, astuta, está conciente del poder que arrastra, de lo que provoca, de los deseos que puede manejar. Valentina nos puede dar la mejor noche de nuestras vidas pero también destruirnos el corazón a mordiscos, porque ella siempre estará por encima, dominándonos con el exquisito poder de sus piernas eternas y curvas de estaño. Valentina es la chica del Villa María que bajo su jumper de hija y alumna ideal no es más que una zorra que lo único que quiere es ser tirada sobre una mesa, desvestida y mojada hasta explotar. Acaba dentro mío, basta mirarla para imaginar que eso es lo que quiere, lo que busca, lo que nos pide. La suciedad de la elegancia.

1 comentario:

  1. Pensando en los menos eruditos en el tema, podrían agregar links o páginas donde descargar más información (o algún comic en el mejor de los casos) de las damiselas reseñadas...

    ResponderEliminar