1.5.09

HONEY RIDER o simplemente Ursula.


¿De cual diosa escribir? ¿De Honey Rider o de la real, la insuperable Ursula Andress? Complicado, complejo, perturbador. El mejor bikini en la historia del cine o la rubia más eróticamente esbelta de todos los tiempos. Ursula, como olvidar a Ursula, buena parte de mi vida tiene que ver con ella. Tengo 12 años, vivo en Victoria y entró al cine a ver un programa doble, Desaparecido en Acción y algo llamado El Dios de los Caníbales. El póster es maravilloso, Ursula vestida con un bikini de piel, versión cavernícola de su inicial Honey Rider, mostrando mucha carne, en un mundo salvaje, harta cadena, indígenas, huesos, serpientes y calaveras. La película es rara, violenta, asquerosa, sangrienta, un clásico del cine caníbal de finales de los 80. Ursula busca a su marido, camina bajo el calor de la selva de Sumatra, mientras muestra sus pechos perfectos, arrebatadores, insufriblemente turgentes, tan levantados que no necesitan sostén para provocar picazón en la entrepierna masculina. Finalmente los caníbales atrapan la expedición y como es obvio, hombres y mujeres se deslumbran ante lo magnífico de la rubia. La amarran, la desnudan y la pintan en una ceremonia erótica y sadomasoquista que nunca he logrado sacar de mi cabeza. Luego la ponen en un altar, como la nueva diosa de la tribu y la obligan a comerse a su propio hermano. Un salvaje quinceañero no deja de mirarla (quien no) y aprovechando un descuido trata de violarla, pero el jefe de la tribu lo sorprende y el muchacho es castrado. Cinco minutos después la película termina, pero Ursula queda, allí, amarrada, desnuda, perfecta.
Segundo acto. Veo Dr.No, la primera y la mejor película de Bond. Nada supera a Ursula, nada la iguala. Sale del mar con un bikini perfecto y un cuchillo a la cintura y la pantalla no necesita más. Si la película termina cuando ella finaliza su caminata hasta la playa no me quejaría ¿Qué hace una rubia estatuaria de cuerpo perfecto en la isla de un magnate criminal, da lo mismo, no importa la lógica después de contemplarla, de sentirla, de desearla sacar de pantalla, envolverla en una sábana y dejarla como un monumento a la belleza femenina, ni a tocarla me atrevería? Honey Rider, una jinete de miel, dulce y peligrosa. Que no me vengan con que Halle Berry la homenajea después con perdón pero esta tal Halle es NADA, UNA ALPARGATA al lado de Ursula. O de Honey. O de Ursula. O de quien sea, ambas son la misma, siempre serán la misma, una estampilla perfecta de erotismo elegante, porque esa era la gracia de Ursula, la belleza sublime y generosa, la que no dudó en desnudarse y mostrarse en cuanta película la contrató solo para explotar su cuerpo de estaño, su imagen de deidad grecorromana (fue Venus/Afrodita en Lucha de Titanes y Ella en She), imposible realidad, así de simple, decir de ella que fue (o es) una diosa no es exagerar, sino la pura y santa verdad.

1 comentario:

  1. Wow, I love your artworks! Beautiful charaters and use of black and white!

    ResponderEliminar