31.7.09

PITUFINA, LA MADRE DE TODOS LOS MALES.


El otro día un amigo me contaba sorprendido que su hija de 12 años le había pedido para su cumpleaños número 15 una operación de cirugía plástica a los pechos porque se encontraba muy plana. Y lo que más lo desconcertaba no era la petición, sino que su mujer lo encontró lo más natural del mundo. -Como que para nuestra generación no hay nada anormal con meterse bisturí, ya no es tema-. -Nunca lo fue-, le respondí, “todo es culpa de la Pitufina. Por culpa de ella hoy nos son tan naturales las Pamelas (Anderson, David, Díaz) y Adrianas Barrientos, la Pitufina le metió en el disco duro a toda una generación que no había nada de malo en ponerse en manos de un médico para mejorar su apariencia y que con curvas y nariz respingada todo era posible. ¿Cómo así? Simple. Revisemos la historia del personaje. Gárgamel, el monje obsesionado con capturar a los Pitufos ya que ellos eran la clave para la creación de la piedra filosofal, decide crear el arma perfecta para controlarlos: una Pitufo hembra. Ni tonto ni perezoso, el sacerdote adivinaba lo que la muchacha podía causar en la aldea de los azulines. Pero Gargamel tenía mal gusto e hizo a una flacuchenta ojerosa, con el pelo revuelto, pinchudo y con menos carne que una bicicleta. La chica llegó a la aldea y como club de Toby que era este lugar, los Pitufos no la pescaron y le hicieron la vida imposible. Pero Papá Pitufo se apiadó de ella, la encerró en su casa callampa (gran simbolismo) y como gnomezco doctor Valdés la sometió a una intensa operación de cuerpo y alma. Resultado: la chicuela renació como una rubia de culín respingado, modos finos, falda muy corta e intensiones típicas de mina que se sabe muy rica: jugar con sus posibles pretendientes y ser la reina absoluta de su aldea. Ergo, un mensaje nada de disimulado acerca de que en el mundo moderno la apariencia es lo más importante, nadie debe sorprenderse entonces que hoy nos parezca lo más normal del mundo entrar al quirófano para mejorar lo que la naturaleza no nos dio: todas quieren ser la Pitufina. Un paréntesis final, alguien recuerda esa versión caliente de los Pitufos que apareció en la desaparecida Beso Negro: Los Putofos, estaba Papa Puto, Puto Genio y obvimente la Putafina, quien estaba aliada con el gran mal, Vergamel que se quería tirar a los pitufos aunque fuera lo último que hiciera.

3.7.09

LA VIUDA NEGRA… PICAME ARAÑITA


La Viuda Negra tiene un record absoluto en el mundo de las heroínas de tinta y color, no sólo de Marvel, sino también de DC, Image, Dark Horse y la editorial que se les ocurra… si, también de la extinta Dédalos de mi amigo Jorge David. Es la “vigilante en mallas” que se ha agarrado más colegas. Pasemos lista: sus dos maridos, ambos superagentes de la KGB que murieron en extrañas circunstancias; los tres Crimson Dynamo; Daredevil; Hawkeye; Nick Fury; Giant-Man; Captain América; Iron Man; Hércule; Wonder Man; Black Knight; Quicksilver e incluso malos como Dr.Doom y Magneto cayeron rendidos ante su encanto, sin contar a Wolverine (su reconocido mejor amante) y el propio Batman en un croosover con DC. Sus propias camaradas, como Scarlet Witch y The Wasp, tienen justificadas razones para odiarla: no sacan nada con tener superpoderes o usar trajes vistosos, contra las curvas letales de la rusa Viuda Negra no hay nada que hacer. Y además de bella es inteligente, maquiavélica y con un nivel de estratega militar que rivaliza con el Captaín América. No sólo por mina fue la única jefa de los Avengers no norteamericana. Una bitch seca, infartante, mortal y peligrosa, todo en 1.80 de bien repartidos 55 kilos, con las curvas de una supermodelo de Europa del este, el rostro de una actriz de cine clásico, la agilidad de una bailarina clásica y el aguijón de la mejor asesina del planeta. La Viuda Negra es una araña con tetas y culo respingón.
Nacida en Rusia con el nombre de Natalya Romanov, La Viuda apareció como un villana ridícula en Iron man, pero después fue revelándose como el arma más letal de la KGB, tanto que terminó escapándose de sus patrones para mudarse a EE UU, donde bajo la fachada de una top model empezó a recorrer las calles en compañía de su primer amante gringo: Daredevil, quien no necesitaba ojos para nadar entre los infartantes encantos de la Romanov. De ahí su carrera fue en ascenso, tanto como la velocidad con que cambiaba de amantes y escapaba de sus ex patrones que ofrecían millones por su cabeza (con ese cuerpo, para que pedir sólo su cabeza), porque eso es lo que la destaca de las otras chicas en spandex, la Viuda Negra es una perra y ella lo sabe, lo tiene claro, como en The Ultimates, donde seduce a Tony Stark quien le diseña su propia armadura de “Iron Widow”, sólo para después traicionarlo y revelarse como una agente encubierta enviada por los rusos para acabar con los héroes gringos. ¿Quien podría a culpa al buen Tony de no darse cuenta, mientras se revolcaba con el mejor forro del cómic de superhéroes. Puede haberse destruido Washington y Nueva York, pero lo comido y culpado no se lo quita a nadie al veterano Tony Stark?
La Viuda es la Viuda. Es imposible, por eso rechazo tajantemente al peor casting de la historia, cuando Scarlett Johanssen la encarne en Iron Man 2. La Viuda es alta y esbelta, no chiquitita, rica y voluptuosa como Scarlett. Un farreo de casting, cuando Hollywood tenía delante de sus narices prácticamente a un clon de esta súper espía que vino del frío: Olga Kurylenko, pícame arañita, yo acá feliz te espero.